6 pasos fundamentales para la Estrategia de contenidos en Social Media

Constantemente se repite la afirmación “El contenido es el Rey en Social Media”, pero no debemos olvidar a la Reina: La estrategia.

De nada sirve contar con un contenido excepcional si no lo acompañamos con una estrategia que se alinee con los objetivos de nuestra marca y nos permita planificar, organizar y medir resultados. El contenido es un medio, no un fin. 

Y de menos sirve publicar por publicar, por exceso o por defecto, sin tener en cuenta el medio o la finalidad. ¿Cómo organizarnos?


Los pasos para desarrollar una estrategia de contenido son sencillos:

  1. Objetivos, definir nuestros objetivos. ¿Qué queremos conseguir? ¿seguidores? ¿Ventas?¿Embajadores de Marca? Seamos realistas y vayamos paso a paso. No pretendamos empezar por aumentar nuestras ventas un 50% si apenas tenemos seguidores fieles. Para medir nuestro éxito o fracaso: expresaeremos nuestros objetivos de forma medible y los delimitaremos un espacio de tiempo determindo. 
  2. Perfiles, ¿dónde vamos a estar? Junto a nuestros objetivos determinaremos los perfiles en los que actuaremos. Insisto en la ambición: es necesaria, pero sobre todo hay que ser realistas. Elijamos con cabeza las redes sociales en función de nuestros objetivos, nuestro target  y nuestra capacidad
  3. Línea editorial y libro de estilo, deberemos determinar quiénes somos y cómo vamos a comunicarlo. Tono de las publicaciones y tipo de contenidos que vamos a aportar. Además estaría bien que redactásemos unas “Reglas básicas” para cada perfil,  en las que explicaremos qué permitiremos y qué no en nuestras publicaciones y comentarios: palabrotas, tonos desagradables… Y lo más importante, protocolos de actuación en cada caso.
  4. Contenidos por canales. No podemos publicar lo mismo en todos nuestros perfiles, tendremos que adecuarnos a cada canal y aportar el contenido más adecuado en cada caso. Además deberemos tener en cuenta el lenguaje que se utiliza en cada uno de ellos: video, imagen, texto…
  5. Calendario editorial. Una vez hayamos determinado qué contenidos vamos a publicar en cada uno de los canales que vamos a utilizar, tendremos que realizar un calendario. No hablo de aproximaciones, sino con días exactos, horas y mensajes escritos. De esta forma aunque tengamos que improvisar sabremos de donde venimos y hacia dónde vamos. Es importante que incluyamos fechas importantes para nosotros (eventos, reuniones) ya que quizá es interesante que las comuniquemos, y por otro lado que tengamos en cuenta otro tipo de fechas importantes como fiestas locales, nacionales, etc.
  6. Medición de resultados. Es recomendable medir semalmente nuestro trabajo para que podamos ajustar horarios de publicaciones, contenidos o perioricidades. Además, al final de nuestro trabajo, es imprescindible hacer un balance sobre nuestros objetivos y nuestros logros. De esta forma podremos saber cómo seguir hacia adelante, qué cosas han ido bien y cuales no. 

Si te ha gustado, compártelo y/o recomiéndalo :) 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *